Atención al Cliente

Consulte disponibilidad:

960 590 140




Solicita información

Nombre y Apellidos *:

Teléfono *:

E-mail *:

Mensaje:





He leído y Acepto la LODP: Leer

Hidratación y alimentación, claves en verano.

26 de Julio de 2016


En VAYMER queremos seguir incidiendo en la importancia demantener buenos hábitos dentro y fuera de casa. El verano ha llegado para quedarse por un tiempo y necesitamos estar prevenidos para que sea lo más agradable y llevadero. 

 

Si días atrás os dábamos unas pistas básicas para mantener vuestro hogar fresco, no menos importante es mantener nuestro organismo activado y prevenido para soportar los envites del calor. Es de sentido común que traslademos nuestros ratos de balcón o terraza a las primeras horas del día (desayuno) o bien entrada la tarde, a partir de las 19 o 20 horas cuando aún es de día pero el sol ya va menguando. No hay nada más agradable que una velada con amigos o familia a media noche en el patio o terraza de nuestra vivienda. Por tanto, cabe evitar largas exposiciones a las horas fuertes de sol.

 

Otro básico del verano es la hidratación. No hace falta probar científicamente que durante el verano aumenta la transpiración, es decir, perdemos más líquido, algo que se hace visible a través de la sudoración y debemos ser rigurosos a la hora de reponer líquidos, incluso aunque no tengamos esa sensación de sed. También es bueno no abusar de las bebidas excesivamente frías, puesto que pueden afectar a nuestro organismo en un momento de debilidad. Y recordar que al hablar de hidratación hay que hacer especial hincapié siempre en los colectivos más sensibles: niños, ancianos o enfermos.

 

Al igual que en nuestro hogar cambiamos telas y complementos, buscando tejidos más ligeros, vaporosos o frescos, también debemos hacer lo propio con nuestro vestuario y calzado. Tejidos de raso, lino, sedas o algodón natural son los recomendables. Del mismo modo que el calzado debe ser más abierto, ligero y transpirable.

 

En cuanto a la alimentación, mantén unos controles básicos. Es verdad que solemos tomar muchos alimentos naturales, sin procesar, como frutas o verduras y nos debemos asegurar que estén en buenas condiciones y lavados. El verano es una época en la que procesos como gastroenteritis o diarreas se multiplican por cuatro, por eso hay que extremar la precaución con el agua y los alimentos que ingerimos.

 

Así que, estés en casa o en tu segunda residencia, adapta tu hogar y tu alimentación al rigor que impone el verano.


Compartir en redes sociales:


Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información AQUÍ.

ACEPTAR